Xiaomi presenta un mando para jugar

Xiaomi en estos días ha presentado un mando muy curioso en muchos sentidos. Una especie de mezcla entre botones del mando de Xbox Series y la forma de los primeros mandos “Dualshock” de PlayStation.

Este mando se nos presenta como Xiaomi GamePad Elite Edition y consta de los clásicos botones al estilo de Xbox (A, B, X, Y), 2 joysticks como los de Xbox. Una  cruceta con un estilo similar al del Xbox Elite Controller y unos botones adicionales por detrás. Además, tiene un giroscopio InvenSense de 6 ejes que para ciertos juegos viene más que de fábula. 

Todo esto está bajo varios modos de conexión, esto quiere decir que lo podrás usar en distintos dispositivos como móviles, tablets y en ordenadores vía Bluetooth 5.0 y un receptor USB 2.4 GHz, con lo que podemos suponer que tendrá un alcance clásico de 10 metros.

Viene con un adaptador para móvil y desde nuestra opinión es interesante por varios motivos. El precio es de 329 yuanes, 47 € al cambio, lo cual un mando de estas características, si cumple con la calidad que nos tiene acostumbrados Xiaomi, está muy bien. Otra función interesante es lo del giroscopio, pero habrá que ver como se implementa porque normalmente si se quiere utilizar en PC o en algunos dispositivos es algo coñazo sinceramente. 

Si esto funciona bien, será una gozada tanto para móviles como para ciertos emuladores para los fans de estos. O simplemente por si quieres optar otro estilo de control, como por ejemplo un apuntado más exacto como nos mostró en su día Nintendo con sus mandos o la Nintendo 3DS sin ir más lejos con el Legend of Zelda: Ocarina of Time que permitía apuntar con el arco con su giroscopio.

Lo único que podríamos criticar sería la batería de 830 mAh que para muchos jugadores quizás se queda un poco corto aunque como siempre se da la opción de poder conectarlo por USB-C.

¿Qué os parece este mando? Dejádnoslo en los comentarios.

INICIO

 

Soy un redactor más :D

Tradúcenos
Siguenos en :
¿Activas las notificaciones?    ¡Claro que sí! Notifícame esta, crack