Thronebreaker: The Witcher Tales – Análisis

Thronebreaker: The Witcher Tales es un juego de cartas y aventura desarrollado y distribuido por los polacos CD Projekt Red. Lanzado originalmente para PC el 23 de octubre de 2018 y para consolas el 4 de diciembre del mismo año, Thronebreaker nos sitúa en el universo ficticio de The Witcher, creado por el escritor polaco Andrzej Sapkowski.

Preludio

Después del éxito que tuvo The Witcher 3 y en especial el gwynt, uno de sus minijuegos, el estudio polaco se dio a la tarea de crear un nuevo juego el cual explotaría el cada vez más grande mercado de los juegos de cartas digitales o CCG (Computer Card Games), popularizado por Blizzard Entertainment con Hearthstone.

El resultado fue Gwent, un juego de cartas multijugador que pese a tener una gran cantidad de jugadores ha pasado por debajo de los radares de los jugadores de este nicho. CD Projekt Red anunció que al terminar la beta abierta de Gwent lanzarían un juego single-player dónde podríamos jugar gwent tranquilamente (y sin Ladder Anxiety) y que lo bautizarían como Thronebreaker. Los polacos cumplieron y Thronebreaker nació.

Una nueva protagonista

El juego nos sitúa cronológicamente mucho antes de los eventos de los juegos de The Witcher y para nuestra sorpresa no controlamos a nuestro Geralt, sino a Meve, reina de Lyria y Rivia.

La historia comienza cuando Meve regresa de la guerra y se encuentra con su pais desolado por los ataques de los bandidos y por la mala administración de su hijo, el príncipe Villem. Meve, en medio de su cruzada contra Gascón, el lider de los bandidos, recibe un particular mensajero nilfgardiano solicitando su rendición al imperio.

captura thronebreaker 1
By InquisitorAles

No nos encontramos ante un juego de cartas clásico. Thronebreaker logra unir exitosamente lo que más nos gustó del Gwynt visto en The Witcher 3 y, a parte de refinarlo al 1000% agregarle dosis para nada despreciables de aventuras, exploración, búsqueda de tesoros y resolución de puzzles y muchos, muchos diálogos y decisiones con las cuales dar forma a una historia única.

Mediante vamos despachando bandidos, nilfgardianos, elfos y monstruos a diestra y siniestra podemos deleitarnos por sus melodías folk, que lejos de molestar le suman epicidad a cada combate. Si bien gráficamente no destaca en los tiempos actuales, Thronebreaker presenta gráficos en cell-shading al puro estilo cómic, pues básicamente el juego es una relato.

captura thronebreaker 2
By InquisitorAles

Algo a tomar en cuenta es la incentivo que tiene el jugador a la hora de crear su mazo. Las cartas (unidades), en su mayoría son recompensa de haber tomado alguna decisión, explorado alguna cueva o ayudar algún aldeano en apuros. Esto no hace más que incrementar las ganas de explorar cada rincón de los cinco reinos que visitaremos en el juego, que dicho sea de paso, cada uno puede tener una duración de hasta 8 horas. Sin embargo no todo es color de rosa. Para un jugador experimentado en esto de las cartas puede resultar relativamente fácil romper el «meta» y tener un mazo casi invencible antes de llegar a mitad del juego, haciéndole el recorrido mucho más simple.

Gameplay Trailer

En conclusión, CD Projekt Red hizo un muy buen trabajo al expandir aún más el «lore» de The Witcher al mostrarnos más de los sucesos ocurridos durante la «segunda guerra» de los reinos del norte. Lastimosamente el juego, por su naturaleza, no llama mucho la atención a primera vista pero déjame decirte que una muy buena experiencia si lo tuyo son los juegos de cartas.

Volver al inicio

Thronebreaker: The Witcher Tales

7.9

Historia

9.0/10

Música

8.0/10

Gráficos

7.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración

8.0/10

Pros

  • Historia entretenida
  • La exploración ofrece muy buenas recompensas
  • Su música encaja muy bien con la situación

Cons

  • Puede resultar muy fácil si eres experimentado en juegos de cartas
  • Abusa de los puzzles

Fran Coronado

Soy el de los jueguitos viejos que aparece de vez en cuando. Análisis, noticias y artículos con altas dosis de neutralidad. Esperando que lluevan consolas en el campo.