a
  /  Juegos Retro   /  Shining Force II (Mega Drive)

Consoleros

Shining Force II (Mega Drive)

Era una noche fría y oscura. Llovía a cántaros y había una tormenta atronadora; sin embargo, tres pequeñas siluetas se adentraron en la Torre de los Antiguos. Eran Slade, el ladrón, y sus dos esbirros que iban en busca de las joyas gemelas: la Joya de la Luz y la Joya de la Oscuridad. Cuando las encontraron, intentaron separarlas de la pared en vano, hasta que Slade tiró fuertemente de ellas al mismo tiempo y abandonaron el hueco en el que se hallaban recluidas. De pronto, la torre pareció percibir el robo y comenzó un terrible terremoto que amenazaba con enterrarles para siempre. Mientras tanto, en palacio, el rey sentía una presencia maligna… Éste es el inicio del mejor juego de Megadrive (al menos para mí): Shining Force II, la mayor aventura jamás contada en esta consola. Todo un reto.

 

Bienvenidos a una aventura épica y muy estratégica

La historia parte en realidad de Shining Force: The Legacy of Great Intention (Mega Drive), el primer capítulo de la saga continúa en Shining Force CD (Mega CD) y Shining Force: Final Conflict (Game Gear) y sigue avanzando en este título que os comento hoy. Ahora mismo no voy a entrar en cómo se desarrollan los acontecimientos y me voy a centrar sólo en la segunda parte. En realidad, aunque no hayáis jugado a ninguno de los anteriores, no os perderéis grandes detalles cuando os lancéis a por él.

 

 

Todo el desarrollo del juego se basa en las conversaciones, como buen juego de rol que se precie. Vamos atravesando el vasto mundo mientras buscamos los medios para seguir avanzando. Además, la trama va enganchándonos de tal manera que impide que soltemos el gamepad fácilmente.

 

Escena de lucha

 

Podemos visitar multitud de aldeas y pueblos e ir preguntando a todo aquél que encontremos para obtener información. En algunos casos muy contados podemos incluso cumplir misiones secundarias (no es obligatorio encontrar al enano que forja armas de Mithril para acabar el juego) e incluso podemos encontrar personajes ocultos que pasarán a formar parte de nuestra particular Armada Invencible. Muchos ya habréis encontrado grandes similitudes con la saga Fire Emblem de Nintendo, si bien no siguen exactamente el mismo patrón.

Batallas para darle al coco: cómo luchamos en Shining Force II

Os lo recomiendo desde el principio hasta el final, pero eso sí, las batallas tienen una componente estratégica muy marcada, al estilo de un juego de ajedrez. Los personajes tienen asignados una serie de puntos de movimiento, de ataque, de defensa, de alcance de su arma, etc. y para vencer tenemos dos opciones: o bien destruimos a todos los enemigos, o bien destruimos a su líder. Absolutamente todas las batallas del juego son de esta manera; todos los que no tengáis paciencia no vais a durar mucho con este juego y os cansaréis rápidamente de él, estáis avisados.

Shining Force II tiene la virtud de no hacer ninguna batalla igual que la anterior, en especial, a medida que va avanzando la trama. Siempre hay algún obstáculo nuevo que superar, enemigos que atacan de forma diferente o partes de terreno que podemos aprovechar en nuestro favor. Si bien esto que acabo de decir se puede aplicar a toda la saga, creo que en esta segunda parte lo aúna de forma magistral para que el desarrollo no se haga tan monótono.

 

 

Otro detalle muy interesante del desarrollo es que hay personajes ocultos que pueden pasar a formar parte de nuestras filas, pero para ello tendréis que buscar bien. No están a la vista, no es fácil hallar el camino para encontrarlos y sí, suelen ser bastante poderosos. Y un apunte más: el mithril, ese material tan preciado que os comenté más arriba, efectivamente, no es necesario para acabar el juego… pero seguro que lo buscáis.

El punto álgido de la saga en 2D

Por mucho amor que le tenga a este juego, es cierto que técnicamente se podría haber hecho un poco más. Los personajes son animados y coloridos, pero bastante pequeños. Entiendo que hablamos de Mega Drive, pero es la misma consola que movía los grandiosos sprites de Super Street Fighter II, entre otros muchos ejemplos, aún más si cabe que este título es de la época avanzada de la consola (1994).

Las melodías acompañan bien a la trama, aunque las de la mayoría de las batallas casi siempre son las mismas y acaban resultando machaconas. Algo que nunca llegué a entender, puesto que si por algo destacaba la bestia negra de SEGA era por sus temas pegadizos.

 

 

En lo que no tiene rival, es en la adicción que genera, engancha de principio a fin. Una vez que comiences a jugar y a urdir estrategias para superar las contiendas, no querrás parar hasta ver el final del juego. Quizá haya gente que indique como punto negativo el hecho de que los textos estén en inglés, aunque para mí no supone ningún problema. También lo veo rejugable por los cuatro costados. Al tener tantas y tan variadas batallas es imposible recordar qué estrategia has seguido en cada una de ellas, así que puedes volver a probarlo una y otra vez. Eso sí, la historia ya no impresionará, pero ¿qué más da si puedo seguir luchando?

¿Queréis ver la estrategia actual? Podéis echar un vistazo a Darkest Dungeon, recién analizado de principios de este año para que veáis cómo ha evolucionado el género.

Shining Force II es todo lo que necesitas en Mega Drive

Buena historia, batallas que enganchan, personajes con carisma y una duración de unas 35 horas (alguna más si buscáis todos los secretos que contiene). Shining Force II merece ser jugado despacio, como si estuviéramos viendo una serie de TV, racionándolo para poder exprimirlo al máximo.

Si Alex Kidd era imprescindible de Master System, éste lo fue de Mega Drive. Por muchos posts que escriba, jamás podré transmitir todas las emociones que sentí cuando jugué por primera vez a este juego, fue algo impresionante. Es como si yo mismo hubiera… ¿salvado el mundo? ¿caído en las tinieblas? Como comprenderéis, no os voy a contar el final… 😉

Sin duda, el mejor de todos los tiempos en los 16 bits de SEGA.

Retro, clásico, vintage... elige la palabra que mejor se ajuste. Con inquietudes del siglo XXI. Desde NES y Mega Drive hasta Switch, PS5 y Xbox Series X. Adoro los JRPG, las buenas aventuras, carreras de coches frenéticas y, por qué no, algún juego de plataformas o acción.

Siguenos en :