a
  /  Artículos   /  Por qué compraré la Playstation 5

Consoleros

Playstation

Por qué compraré la Playstation 5

Pero no porque quiera hacerlo.  

Quiero aclarar esto desde el principio, no me he casado nunca con una compañía de videojuegos. Y no lo voy a hacer ahora.

Vamos a hablar claro, ni vamos a heredar Sony, ni vamos a heredar Xbox. Pero tampoco Nintendo, Insomniac, EA o Ubisoft. Hablar de videojuegos no te hace millonario, ni ser crítico con las compañías te pone unos zapatos de hormigón camino al fondo del Río Manzanares.  

Por eso soy consciente que es una incongruencia decir que probablemente me acabe comprando la Playstation 5, aunque ahora mismo no quiera.  

No es oro todo lo que reluce, y menos sus primeros años.  

Vamos a romper ya el melón: absolutamente todas las consolas de salida tienen errores y fallos. No es lo mismo las pruebas en un laboratorio de ambiente controlado, que olvidarte de apagarla después de 12 horas. Hasta que no llega a los consumidores, a los que de verdad ponen en jaque a las consolas, no sabemos cuánto resisten. Si todo lo prometido era real, ni si esas nuevas tecnologías de verdad son la panacea que obviamente los anuncios nos prometen.  

Nadie te va a vender una consola diciendo: “mira a nosotros nos funciona, pero igual llegas a tu casa, la tienes un mes sin apagar y explota.” Aunque podríamos estar ante el eslogan más sincero de la historia… 

Por eso, afirmar que Playstation 5 o las Series X|S de Xbox no van a tener fallos es, cuanto menos, tener mucha fe ciega. Y casi saltar al vacío sin paracaídas.  

Así que no, probablemente no me compre la Playstation 5 de salida. Tampoco la Xbox Serie X o la Serie S. Pero sé que más adelante, si me toca elegir, me compraré la Playstation 5. Aunque con lo que sabemos hasta ahora, no me emociona… 

Xbox One X, una máquina; Playstation 4, una turbina. 

Comparativa entre Playstation 4 Pro y Xbox One X

No hay mucho que podamos decir en este punto. Comparar a estas dos máquinas, prácticamente es como hablar del jamón serrano y la mortadela.  

Algo bueno que ha tenido Microsoft es que ha aprendido con los años, mientras con Sony parece que cae constantemente en la misma piedra. Xbox 360 se sobrecalentaba y provocaba las famosas luces rojas, lo arreglaron y compensaron económicamente a sus usuarios con puntos en la tienda. Sony arrastra problemas de calentamiento desde la Playstation 3, y no conozco a nadie que no haya tenido que comprarse dos modelos de la misma.  

Con Playstation 4 repitieron error. Cuando tengo frío, enciendo un rato mi PS4 Slim con un juego demandante de potencia, y ya estoy calentito toda la tarde. Por si acaso ya os estáis enfadando, es una exageración, pero no me podéis negar que los modelos de PS4 han tenido a lo largo de esta generación muchísimos problemas de sobrecalentamiento, y fallos en la pasta térmica por esto.  

Sinceramente, mis esperanzas están en ese metal líquido que ante el calor vuelve a derretirse si se solidifica. Un metal que tan buenos resultados está dando en los portátiles que lo han incorporado. Pero ¿su ventilación? Sony, creo que has demostrado muchas veces que un caloducto, junto a un ventilador, no enfrían tus máquinas lo suficiente como para que no parezca que en el salón tenemos aparcado un Boing 747. 

Por eso, cuando pienso en cambiar de consola, no pienso en sustituir mi Xbox. Sé que aún le quedan muchos años de vida útil, que me va a aguantar hasta bien entrada la generación y que, cuando decida cambiarla, será porque los juegos nextgen ya no funcionen en ella. Pero cuando pienso en cambiar mi PS4, es porque sé que no va a aguantar mucho más, y no tiene ni dos años. Ahora mismo está en el servicio técnico por un error en el disco duro. Más de 100€ es la gracia. Menos de dos años. ¿La garantía? Ni se la conoce ni se la espera pues, en España, Sony la vende como juguete, no como dispositivo electrónico, lo que se traduce en solo un año de cobertura. Si, ahora mismo habla el resquemor.  

Entonces ¿por qué Playstation 5 es mi primera opción nextgen? 

Por los juegos ¿los de nextgen? No, los que ya tengo comprados y que, sinceramente, me gustaría poder seguir jugando. 

Tengo mucho dinero invertido en juegos exclusivos y multiplataforma de PS4, así que, volver a gastarme 20€ en el Assassin Creed Origins no es lo que más me apetece. Otros como el Spiderman no tengo donde jugarlo, y mi ordenador es lo bastante potente como para aguantarme los juegos de Gamepass nuevos a la potencia máxima.  

Que parezca un accidente

Y aquí viene mi crítica, ni hecho aposta. A menos de un mes de la salida de PS5, llega una actualización que imposibilita jugar. A mí me lleva afectando desde la 7.55 y eso que, hasta entonces, mi PS4 iba como un tiro (dentro de sus ruidos y sus calores), pero funcionaba a la perfección. Y ahora tengo que hacer un buen desembolso para arreglarla, cuando debería estar por la garantía.  

Los juegos nextgen no los va a soportar, si se queda pillada con el Medievil, no creo que sea capaz de aguantar más de una hora del Miles Morales… eso si soy capaz de hacerlo pasar del menú de inicio. 

Así que sí, probablemente compré la Playstation 5, pero porque no me han dejado muchas más opciones. Financiada en cierta cadena de trajes ingleses, se me quedan en cuotas ridículas y me dan dos años extra de garantía. Si mis posibilidades son quedarme con una consola con un parche que prácticamente la inutiliza, que cada X tiempo tengo que arreglar por 100€; o comprar la siguiente y que este en garantía 3 años, pudiendo jugar todo mi catalogo actual, creo que para reyes debajo de mi árbol habrá una caja de Sony. 

Esto es como cuando tu móvil agota la batería en dos horas y tú no estás haciendo nada nuevo, se llama obsolescencia programada y en este juego participamos, por desgracia, todos. Pero luego los cargadores no se incluyen por el medioambiente… En fin, esperemos que dentro de tres meses no lamente mi decisión. 

Amigo Sony, igual tienes que revisarte tu servicio postventa y aceptar que tus actualizaciones están dejando consolas inutilizables, si no quieres ver una migración de tus consumidores más fieles hacia la gran X.  

El tío de las listas, el de las ofertas, y el obseso de Marvel. Llegará un día en que me decida por una consola, hasta entonces: no

Siguenos en :