Little Witch In The Woods es todo lo que necesitas para relajarte

Los juegos de pixel art indie con los que echar un rato relajado, sin complicaciones ni presiones, son uno de mis placeres ocultos favoritos. Por eso, cuando anunciaron que a Game Pass llegaba el game preview de Little Witch in The Woods no me lo pensé dos veces para instalarlo. Y vaya que no me equivoqué. 

Un juego de los que ahora llamamos cozy y que, de toda la vida, son los juegos que te permiten echar una partida sin tener que estar pendiente de mil cosas más, solo por el gusto de jugar. Eso es lo que promete- y consigue- este indie coreano del estudio Sunny Side Up

Una historia para disfrutar.

Somos Ellie, una joven aprendiz de bruja que, de camino a su nueva escuela, pierde su tren tras quedarse dormida en una cabaña en mitad del bosque. En este juego no hay ningún peligro, así que tranquis que no se la come el lobo. 

En este bosque, además de la cabaña abandonada de una bruja, hay un pueblo y cientos de secretos que descubrir, como las curiosas criaturas rodeadas de enredaderas que juegan al escondite. 

Nuestra misión principal es conseguir repoblar la aldea abandonada a causa de unas misteriosas enredaderas con pinchos que aislaron al pueblo y destrozaron las casas. Ahora, con nuestras pociones, y la ayuda de los únicos tres habitantes que se quedaron, tendremos que devolverle todo el esplendor a la villa. 

En este pequeño adelanto del juego, completaremos el prólogo y el inicio de la historia, terminando en medio de un cliffhanger de la trama principal que nos dejará queriendo que el 2023 llegue más rápido. 

Recolectar y más recolectar.

El juego se basa principalmente en la recolección y crafteo de las pociones, así que, si lo tuyo no es echar un rato recolectando hierbas, plantas, flores o animales para crear mejunjes, créeme, este no es tu juego. 

Las 7 horas aproximadas que le he dedicado a esta prueba del juego, las he dedicado a recorrerme el pequeño mapa habilitado, recogiendo cientos de ingredientes para mezclarlos en el supercaldero del sótano y ver qué podía ir descubriendo según usaba las pociones. 

Esta parte de la mecánica es primordial para avanzar en la historia, pues tanto la mayoría de misiones secundarias como la principal se desarrollan según vayamos creando y consiguiendo nuevas pociones.

Una parte muy pequeña es la resolución de puzzles, y estos no suponen ninguna complicación. La solución se ve bastante rápido, no siendo un quebradero de cabeza y, de momento, solo hay tres, aunque bastante divertidos de hacer. 

El último pilar del juego es una pequeña enciclopedia que vamos rellenando según descubrimos cosas, y que resulta de gran ayuda para recolectar de manera más efectiva algunos ingredientes. Sin ella, hacer las pociones correctamente es imposible porque siempre se te olvida la receta, aunque sea la octava poción que haces.  

Sin malos a la vista.

Una de las partes más agradables del juego es que no hay ninguna criatura sedienta de sangre, ni monstruos, ni peligro. No hace falta preocuparse de conseguir una luz cuando cae el sol, o de no adentrarnos en esa cueva que parece peligrosa, porque nada malo nos espera al otro lado. 

Sé que muchos disfrutan de esa parte de los juegos de crafteo, de esa tensión, de tener que hacer las cosas corriendo porque de noche salen los monstruos, o de preocuparse de que se ha roto el arma. Pero resulta bastante reconfortante que caiga la noche en el juego y, la única sorpresa que te espera, sea qué criatura sale con la oscuridad que de día no puedes conseguir. 

El juego está pensado para disfrutarlo sin sobresaltos, es un título que lo que busca es que puedas estar tranquilamente recolectando tus ingredientes y haciendo tus pociones mientras te relajas del día a día. 

Entre Animal Crossing, Stardew Valley y Moonlighter.

Sinceramente, no esperéis que este juego sea una revolución en cuanto historia o mecánicas, porque estamos hablando de un género en el que ya innovar es difícil. Pero tampoco lo necesita. 

Sus inspiraciones son notorias: ese crafteo sin sobresaltos de Animal Crossing, el desarrollo RPG con vecinos de Stardew Valley o la construcción de una aldea de Moonlighter. Grandes inspiraciones que se dejan ver entre las costuras de Little Witch, sin llegar a parecer una simple copia. 

Porque no lo es. En lo poco que han dejado ver, el juego desprende personalidad. El estudio sabe de dónde viene y quiénes son sus hermanos mayores, pero también han sabido marcar su propio camino. 

Solo es una previa…

Y por ello, tiene errores. Hay bastantes caídas de frame que, aunque no entorpecen el juego, sí que pueden resultar un poco molestos por la frecuencia con la que aparecen, sobre todo al principio, donde está la mayor carga de información. 

En consola los controles van perfectos y la verdad es que, por la manera en que están organizados los menús y las mecánicas, invita a ser jugado con mando. Pero si sois usuarios de ordenador, olvidaros de jugarlo así, porque se buggea y no deja ni acceder al primer menú. O al menos en el caso del Game Pass. Lo que me lleva al mapeo de controles en el teclado. Al que lo ha desarrollado así… ¿todo bien en casa?, ¿necesitas hablar?

Las teclas destinadas a cada control parecen seleccionadas al azar y, la verdad, hace que sea bastante complicado el paso entre menús o el cambio de herramientas. La tecla espaciadora existe de toda la vida para aceptar y hacer acciones, ¿quién en su sano juicio le daría esta función a la Z y pondría los cambios de herramienta en la Q, W, E y R? Solo alguien con unos dedos prodigiosos para poder llegar a la vez. 

En definitiva.

Little Witch in The Woods tiene todo lo necesario para ser un muy buen juego de recolección. No tiene grandes aspiraciones, ni las necesita. Simplemente, tiene la intención de que puedas sentarte simplemente a disfrutar de su precioso estilo artístico, a descubrir su historia, sus personajes y enamorarte de las criaturas y rincones que pueblan su mapa. 

Por mi parte, no puedo esperar a que sigan desbloqueando elementos de la historia, aunque todo apunta a que habrá que esperar a 2023 para poder disfrutarlo completo. 

Eso sí, si llega para la temporada de invierno, puede ser la aventura perfecta para jugar en una tarde lluviosa, con un té caliente y disfrutar de todo lo que tiene que ofrecer. 

INICIO

El tío de las listas, el de las ofertas, y el obseso de Marvel. Llegará un día en que me decida por una consola, hasta entonces: no

Tradúcenos
Siguenos en :
¿Activas las notificaciones?    ¡Claro que sí! Notifícame esta, crack