Juegos como servicio, hardware perpetuo

Cuando hablamos de los juegos de nueva generación solemos hablar de como cambiarán con respecto a la actual, suele ser algo en relación al nivel gráfico, esperamos foto realismo, con ray-tracing, animaciones a 120 fps y sin tiempos de carga. 

El futuro de los videojuegos nos lo imaginamos con mejoras tecnológicas que nos sorprendan, sonidos 3D envolventes que superan a la realidad y nos trasladen a universos mágicos, cargados de detalles que nos hagan pensar que realmente estamos conduciendo un coche de alta gama, estamos en un planeta extraterrestre salvando el universo conocido o defendiendo nuestro honor y el de nuestra familia espada en mano. 

Pero resulta que pocas veces nos ponemos a reflexionar sobre otro de los cambios que tenemos más certeza que ocurrirán, casi más importante que la apariencia estética o el sonido y es la tendencia, cada vez mayor, de convertir los juegos en un servicio o como lo llaman también, el juego como una plataforma.  

Un poco de historia 

Antes de seguir me gustaría aclarar que se entiende por «juego como servicio». Un juego como servicio lo define la Wikipedia como:

«[…] proporcionar videojuegos, o contenido de videojuegos, bajo un modelo de pago continuo».

Wikipedia – juego como servicio

Antes de este tipo de juego, tú tenías que ir a la tienda, comprar el cartucho, cinta, disquete o CD/DVD y una vez lo tenías en casa, no había nada más. No existían cambios en el juego. Un juego de Mario 64 en cartucho era el mismo el día 1 que tres meses después. Si había un error o el desarrollador pensaba en una ampliación, lo que hacía es una 2ª parte.

Pero con la llegada de Internet y una vez que la distribución del software se hacía más fácil, empezaron a aparecer las actualizaciones y expansiones. Y lo que pasó fue que un mes te comprabas un juego y volver al año a jugarlo te podría ofrecer disfrutar de una experiencia nueva (menos errores o misiones extra), empieza la era de las subscripciones a los juegos y el juego online.

Expansión de World of warcraft
Expansión de World of warcraft

Si nos remontamos hasta una época que casi nos parece prehistórica, hubo un juego que, aunque no fue el primero, sí fue el que marcó la forma de hacerlo y que hoy en día perdura. Hablo de Word Of Warcraft allá por el 2004. 

Esto ha ido evolucionando, pero se ha demostrado con creces que es la forma de tener un flujo constante de dinero que permite a las empresas seguir trabajando. Y esto es lo que, sin lugar a duda, van a buscar la mayoría de las grandes empresas de videojuegos.

Juegos como servicio.

Pero no todos los juegos pueden ser un Word Of Warcraft, ni un Fornite. Ni todos los géneros son compatibles ni todos los jugadores buscan esto.

Lo que vemos actualmente es que cada vez más los juegos salen a la venta y están claramente incompletos o con fallos importantes, pero eso no detiene las ventas, puesto que al día siguiente de su distribución aparecen actualizaciones de decenas o cientos de gigas que arreglan los problemas más graves.

Además, están constantemente anunciando cambios en los juegos que ya se publicaron, añadiendo nuevos modos de juego o nuevas «temporadas». Esta estrategia permite que con un bajo coste (comparado con el desarrollo de un juego entero) los usuarios sigan comprando juegos que llevan varios años en el mercado.

¿Se acabó, por tanto, la época en que comprabas un juego y este no cambiaba con el tiempo? No para todos los casos, pero sí que habrá cada vez menos juegos «AAA» concebidos de esta manera.

Y el hardware perpetuo

No hablo de máquinas que duren para siempre, si no de plataformas de juego que no dejan atrás a su base de usuarios, si no que periódicamente publica revisiones con mejoras sobre las anteriores versiones. Más potencia, nuevos controles, pero compatible con lo anterior.

Nintendo lleva haciendo esto desde hace muchos años, con cada revisión de la Nintendo DS, no se olvida de los juegos anteriores, si no que añade nuevas funcionalidades más interesantes que incitan a comprar una nueva consola, pero manteniendo la compatibilidad con sus juegos anteriores. Wii U lo hizo sobre la Wii y esta a su vez sobre la GameCube.

Microsoft vende su retrocompatibilidad a bombo y platillo, con una promesa de mejora gráfica usando la IA en la next gen y funcionando hasta con su Xbox original, lanzada en el año 2001.

Incluso Sony ha asegurado cierta compatibilidad hacia atrás con cientos de títulos. Pero es que, si nos vamos al mundo de PC, Microsoft ha asegurado que no van a sacar nuevas versiones de Windows, si no que van a continuar sacando mejoras de Windows 10.

El futuro es la revisión

Si esta tendencia se mantiene estaríamos hablando de que una plataforma de juegos no desaparecería, si no que evolucionaría en diferentes mejoras. La próxima Switch será una versión de, por imaginarnos algo, 1080p portátil, que seguirá siendo compatible con la actual. La Series X 2, será una evolución hacia los 8k, que deberá continuar soportando Xbox original, igual que veremos una PS5 pro que evolucione.

La solución es ideal para todos, los riesgos al sacar una nueva consola se reducen, si lo que ofreces convence, bien, si no, sacas otra revisión. El usuario nunca se queda sin juegos (siempre podrá usar los juegos anteriores) y las desarrolladoras pueden hacer juegos «intergeneracionales» que si no venden bien en la nueva «revisión», al menos cubrirán gastos con la actual.

Volver al principio

tranquilomajete

A los 9 años me regalaron un Comodore 64 y no he parado de jugar y amar los videojuegos, me he dedicado profesionalmente a la informática y esta pasión no ha hecho más que crecer