¿El fin de las consolas portátiles?

Las consolas portátiles han gozado de un éxito bastante importante en todo el tiempo que llevan con nosotros. Fue Nintendo con la Game Boy la que popularizó este concepto y ni siquiera fue la primera en hacerlo. Antes que ella; Mattel con su Auto Race, y Milton Bradley Company con su Milton Bradley Microvision, ya habían explorado este concepto a finales de los años setenta. A día de hoy, numerosas empresas se dedican a crear máquinas portátiles como es el caso de Nvidia y su sistema Nvidia Shield o el proyecto de Aya-Eve. Ambos sistemas permiten emular juegos de PC.

¿Qué es una consola portátil?

Una consola portátil es aquella máquina que tiene tanto el sonido, pantalla, y controles integrados en un mismo sistema. Esto quiere decir que cualquier dispositivo que emule juegos de forma autónoma se podría considerar como una.

Los dos últimos modelos como tal han sido la Nintendo 3DS y la PSP Vita. Esta última fue descatalogada en 2019 debido a las bajas ventas y Sony dejó claro que no tiene intención de lanzar una sucesora en el futuro.

Por otra parte, Nintendo superó sus expectativas con la familia 3DS, teniendo buenos resultados en ventas, brindando un catálogo extenso y variado en los casi diez años de vida que ha tenido la consola.


Switch la consóla híbrida

Nintendo Switch la gran consola portatil actual
Nintendo Switch la gran consola portátil actual

Nintendo, con su consola híbrida, dejó claro que no sería sustituta de la 3DS y que ambos sistemas convivirían juntos. Con el tiempo vimos que Switch recibía la versión Lite, una versión de Switch íntegramente portátil y que llegó unos meses antes del lanzamiento de las sagas y franquicias más importantes de los sistemas de bolsillo, Pokémon y su nueva generación.

A esto tenemos que sumar la reciente noticia en la que ya nos anunciaban que la 3DS cesaba su producción, con lo que Switch será la única apuesta actualmente por parte de Nintendo.

Como podemos comprobar no se han dejado de fabricar consolas portátiles. Actualmente de las principales compañías de videojuegos, Nintendo es la única empresa que apuesta por una consola que se adapta al jugador permitiendo disfrutar de sus títulos en cualquier parte.

Por otro lado, otras empresas se dedican, simplemente, a crear sistemas que permitan desplazar el mundo del PC al sofá o a emular consolas de otras generaciones.

Sin embargo, el porvenir de estos sistemas ha sido eclipsados por los smartphones. Estos tienen un catálogo extenso y permiten conectar a las personas de forma más sencilla: solo necesitamos un móvil para jugar a con quien quieras y donde quieras. Y ojo, porque no solamente tenemos la posibilidad de emular juegos, sino que son sistemas que nos permitirán acceder a las plataformas de streaming (Stadia, xCloud y el Gamepass), ofreciendo las últimas entregas sin necesidad de adquirir una nueva consola.

Entonces, ¿es el fin de las consolas portátiles?

Un movil permite jugar como una consola
Un móvil permite jugar como una consola

Todo indica que sí. Por mucho que Nintendo dé a una consola la posibilidad de ser de bolsillo, y que hayan empresas que se dedican a crear sistemas portátiles que emulan un PC o consolas de generaciones pasadas, no es realmente una portátil convencional. No podemos ignorar que los teléfonos móviles tienen un catálogo cada vez más extenso, más popular y con millones de jugadores.

Por tanto, las consolas portátiles están convirtiéndose en sistemas del pasado, de un pasado donde las pilas del mando del televisor estaban destinadas a terminar en nuestra consola para continuar con nuestras aventuras.

Aventuras que necesitaban «un soplo de aire fresco» para volver a funcionar. Donde 8 bits eran suficientes para disfrutar de las vacaciones y donde la grandeza erradicaba en su simpleza. Puede que en el futuro tengamos que hacer retrospectiva y hablemos de todo esto como reliquias de un pasado que tuvo su momento, y que quedaron en el olvido sin tan siquiera darnos cuenta.