Drake Hollow: juego de supervivencia para cientos de horas

Los jugadores aficionados a los títulos de supervivencia este año están de enhorabuena. A nuestras manos han llegado grandes y, porque no decirlo, también complejos juegos. Títulos como Grounded, Windbound o The survavilist han visto la luz este año, y hoy queremos hablaros de uno de los más recientes. 

Nos referimos a Drake Hollow, título desarrollado por The Molasses Flood. Hace unas semanas se estrenó en Xbox One y ya podéis disfrutar tanto en esta consola, como en PC a través de Steam o del propio Game Pass. E incluso, en vuestros dispositivos Android gracias al Xcloud

Pero ¿qué es Drake Hollow? Este juego, de estilo caricaturesco, es mucho más que un simple título de supervivencia. También es un juego de gestión de bases, aventuras, acción y recolección de materiales, y todo esto en un gigantesco mundo abierto. Y esta mezcla de categorías se conjuga para dar una aventura bastante resultona, que promete dar muchas horas de vicio al jugador.  

Una premisa básica, pero compleja.

En Drake Hollow viajamos a una realidad espejo de nuestro mundo que ha sido asolada por el mal y los monstruos. En este mundo, el Hollow, deberemos cuidar no solo de nosotros mismos, sino que nuestra misión principal será atender a las necesidades básicas de los pequeños Drakes: una especie de vegetales con vida que dependen del jugador para sobrevivir. Deberemos construirles un campamento en el que vivir, protegerles de los continuos ataques de unos monstruos bastante puñeteros, y procurar que no se mueran de hambre, sed o aburrimiento. Algo que en ocasiones puede resultar más complicado de lo que parece a simple vista. 

A todo esto toca sumarle el farmeo de recursos, que serán imprescindibles si queremos hacer que, no solo nuestro campamento mejore, sino para no tener la muerte de ningún Drake sobre nosotros.

Drake

Mezcla de premisas.

El juego nos propone una mezcla de premisas que van muy unidas. La gestión y supervivencia juntos no es una novedad, ya que suelen ir de la mano en múltiples títulos, pero sumarle un mundo abierto tan grande, otorga un aire de frescura al gameplay. Desde los primeros compases de la aventura podemos irnos hasta el confín del mapa sin que nada ni nadie nos lo impida. Bueno, nada no, primero debemos averiguar cómo atravesar esa masa verde llamada Éter que ha inundado el mundo por completo.  

Sin embargo, es en su amplia suma de mecánicas donde el juego da sus traspiés.  Y es que encontrar el equilibrio entre aventuras, gestión de bases, búsqueda de materiales y exploración, a la vez que desarrollas una historia que atraiga al jugador es muy complicado, y Drake Hollow no acaba de dar con el punto.

Un mundo abierto desde el principio resulta muy atractivo, pero cuando estás en la otra punta del mapa y te toca volver corriendo a salvar a los Drakes de una incursión inminente, sin piedras para teletransportarte, puedes dar casi por perdido todo el avance que llevabas hasta el momento, lo que llega a resultar bastante frustrante.  

Por otro lado, el farmeo de muchos materiales resulta escaso. Las armas aparecen desperdigadas por todo el mapa sin correlación al nivel de resistencia de los enemigos. Estos además, suben de dificultad a la vez que tu avanzas en la aventura, pero no así las armas que encuentras. Y es que atizarle a un super bicharraco de nivel 10 con una ramita de madera, acaba siendo bastante contraproducente.  

Tranquilos, vais a morir en este punto muchas veces. Nos ha pasado a todos. En serio, buscad los gameplays.  

Stalker, enemigo del juego Drake Hollow

Sin embargo, que la supervivencia no solo sea no morir nosotros, sino que no mueran los drakes, le da al juego un toque de emoción. Todos los que hemos tenido pez sabemos la adrenalina que provoca no saber si cuando vuelvas a casa va a seguir vivo. Y lo mismo pasa con nuestros simpáticos amigos. Yo por ejemplo, perdí a dos sin enterarme de que se estaban muriendo.  

Una carrera de fondo.

Drake Hollow es para jugarlo sin prisas, con calma, sin querer correr mucho. El juego en si no te permite ir demasiado rápido, pues solo desbloqueas ciertos esquemas de construcción cuando has alcanzado un nivel concreto de campamento. Para los jugadores que buscan simplemente pasar un rato y desconectar durante un par de horas es una muy buena opción. Pero si lo que buscas es desbloquear la historia, ármate de paciencia, porque vas a tardar.  

Tomarse las partidas como un reto para desbloquear nuevos elementos rápidamente, solo va a provocar que te acabes frustrando. La historia está pensada para ir descubriéndola poco a poco y, aunque se trate de un mundo abierto, no vas a poder explorar todas las islas de una sentada, vas a necesitar de un buen puñado de horas para recorrerte solo el primer mapa.  

Y aquí llegamos a su mayor punto flojo: la historia. Y es que esta, va fuertemente ligada al paso de niveles, por lo que sí solo vienes por la trama, el juego se hace lento. Se hace lento porque avanzar es un proceso repetitivo. Explorar islas, conseguir materiales, mejorar la base, rechazar las incursiones y repetir varias veces. Al final es un juego de gestión, y los juegos de gestión no son para terminarlos en una tarde. Así que si te centras solo en querer avanzar en el lore de Hollow, tienes que venir preparado para la repetición continua de mecánicas.  

Pero al final es lo que se busca en estos juegos, repetir las acciones para mejorar. Mi consejo es que juegues a Drake Hollow como si jugaras a Minecraft. Un juego para pasar el rato, sin mayores pretensiones, y al que llegues con la idea de construir un gran campamento con muchos drakes, ya que solo esto es lo que nos permite seguir adelante.  

Y este es el fallo que yo le encuentro. Drake Hollow no tiene en cuenta nada más, a la hora de subir de nivel, que el número de drakes que haya en el campamento y su edad. Da igual si llegas a lo más remoto del mapa, si vences cientos de hordas de monstruos o si descubres el Santo Grial entre los escombros de una isla, si solo tienes 3 drakes jóvenes en tu base, no vas a poder avanzar de nivel.  

Campamento

Una dificultad desnivelada.

Durante sus primeras semanas de prueba, se habló de que era un título para introducir a los jugadores más pequeños en el género. Sinceramente, espero que esos niños sean la reencarnación de Einstein, porque para nada la dificultad esta nivelada para que no acaben tirando el mando por la ventana.  

Ya hemos dicho que las armas que vamos a encontrar no están en consonancia con los enemigos a los que nos enfrentamos, viéndote atizando a un jefe de nivel 10 con una ramita de pino.  

Pero no solo en la acción y el farmeo se encuentra un desnivel de dificultad. Alguien debió pensar que porqué se iban a desbloquear dos elementos necesarios al mismo tiempo en el mismo nivel. Con un ejemplo lo vemos más claro. Una de las cosas de las que nos tenemos que asegurar es que nuestros simpáticos vegetales vivientes no pasen sed, pues bien, primero desbloqueas las bombas de agua, pero no es hasta el siguiente nivel que desbloqueas los recipientes donde las bombas la depositan para que puedan beber. Si así dicho no tiene mucha lógica, súmale que para subir el nivel tienes que traer al campamento más vegetales vivientes. Por lo que si no tienes para dar de beber a tres, a cuatro o cinco es más complicado incluso.  

Este método tiene como consecuencia que, llegado a cierto punto la gestión de bases, la supervivencia de nuestros amigos sea prácticamente imposible. Pero tiene un lado bueno. Podemos sanar a los drakes con nuestra magia, y así evitar que se mueran de hambre o sed. El resultado de esto es que, a partir de ese momento, la jugabilidad se basa en ir a buscar más bichines mientras los otros se quedan con hambre y volver in extremis al campamento para evitar que se mueran los que ya has recolectado.  

La consecuencia es que, si de por si son campañas largas, depender de ir y volver para que no se mueran los drakes, solo hace que aumenten los tiempos.  

Y por terminar. 

Con un estilo artístico cartoonesco y unos gráficos muy bien optimizados en todos los dispositivos Drake Hollow os resultará una delicia visual. Pero además de ser bonito, se trata de un juego que os va a dar cientos de horas de entretenimiento con su mundo abierto y diferentes zonas desbloqueables.  

Sin embargo, si sois de los que llegan a los juegos por la historia y no tenéis mucho tiempo, este título no es para vosotros por su extensísima premisa.  

Si por el contrario, buscáis un juego fresco con el que desconectar de vuestro día sin tener que prestarle mucha atención, este es vuestro título.  

Además, tenéis el cooperativo, para echaros unas risas con vuestros amigos a ver si sois capaces de derrotar al bicho nivel 10 con el palito. 

Multiplayer

Drake Hollow

7

7.0/10

Pros

  • Su conjunto de mecánicas
  • Su método de supervivencia
  • Perfecto para desconectar

Cons

  • Dificultad irregular
  • Recolectables imprescindibles difíciles de conseguir
  • Avance lento e irregular

Hugo

El tío de las listas, el de las ofertas, y el obseso de Marvel. Llegará un día en que me decida por una consola, hasta entonces: no