a
  /  Artículos   /  Death Stranding y la música como arma narrativa

Consoleros

Death Stranding y la música como arma narrativa

La música, sin duda, es una de las cosas más estimulantes que tenemos en nuestro día a día. Ya sea mientras estamos tirados en la cama, cocinando, haciendo trabajos de clase o caminando, escuchar música nos ameniza cualquier situación y hace que nos enfrentemos a la rutina con una perspectiva diferente. Y no precisamente tiene que ser alguna canción alegre, ni mucho menos, puede ser algo más cañero, algo más chill, el caso es escoger el momento adecuado.

Cada persona es un mundo y responde de maneras muy diferentes a la música que está escuchando en ese momento, ya que influyen muchos aspectos y situaciones. Cosas como nuestros gustos, nuestro estado de ánimo, o, incluso, lo que estamos haciendo en el momento que vayamos a escoger esa canción concreta o esa lista de reproducción. En definitiva, la música es uno de los mayores placeres de la vida.

Kojima lo sabe
Kojima lo sabe.

La música, ese placer

Que la música es uno de los mejores placeres lo sabe muy bien el bueno de Hideo Kojima. Y eso lo podemos ver, o mejor dicho oír, en sus juegos, ya que Kojima utiliza la música como uno de sus hilos narrativos, haciendo que sus obras tengan ese aire cinematográfico. Creo que Death Stranding es un claro ejemplo de ello, un juego, que, a pesar de la polémica, supo traer unas mecánicas y un género a la primera plana de los videojuegos, consiguiendo una de las propuestas más interesantes de esta generación.

Hay un detalle curioso, en la manera en la que Kojima elige las canciones que van a formar parte de sus proyectos. Al parecer, Hideo, se basa en la conexión que establece con los artistas y su música, creando una conexión muy personal. Digamos que, si le da por escuchar un grupo y ve que puede tener sentido que formen parte de su juego, hará todo lo que esté en su mano para que eso ocurra.

Volviendo a Death Stranding, la música que luce este juego no es algo meramente decorativo. Siempre tiene un porqué, las canciones que aparecen en nuestro viaje están cuidadosamente elegidas, creando más inmersión para el jugador. En ese momento, la cámara se aleja y hace que veamos a Sam más pequeño, en medio de un inmenso terreno vacío pero repleto de sensaciones.

Disfrutando de la inmensidad
Disfrutando de la inmensidad.

La lista de Kojima

Este título me ha descubierto canciones y grupos que no tenía ubicados. Grupos como Low Roar, quizás el que más pudimos escuchar durante el juego, o Chvrches, entre otros. En cuanto a las canciones que más habré escuchado mencionaría a Don’t Be so Serious (Low Roar), Waiting (10 Years) (Low Roar), I’ll Keep Coming (Low Roar), Death Stranding (Chvrches), o BB’s Theme (Ludvig Forssell), estas serían una muestra de todos los temazos que me ha enseñado Death Stranding.

Además, estos temas y otros tantos los podemos escuchar en la tranquilidad de las zonas de descanso, en las que podremos reponer fuerzas y asearnos, mientras escuchamos estas canciones. Kojima sacó su lista de reproducción a pasear y la colocó de una forma increible en Death Stranding.

Portade de 0 de Low Roar
La portada de 0 (Low Roar) y Sam, parecidos razonables.

Death Stranding, música y viceversa

Al final, la música en Death Stranding es nuestra fiel acompañante, caminando a nuestro lado, haciendo que nuestro camino sea más ameno y llevadero. Convirtiendo este recurso en una parte indispensable para el desarrollo del juego, creando, como he dicho antes, una inmersión aumentada que nos seguirá y emocionará a partes iguales. Incluso, como no podía ser de otra forma, en los momentos finales del juego la música tiene un papel muy importante. Ya que, mientras vamos descubriendo todo lo que nos aguardaba el juego de Kojima, la música funciona como hilo conductor, proporcionando un final más emotivo aún.

Está claro que Death Stranding no es el único juego que utiliza la música como una herramienta narrativa más, pero sí que es uno de los mejores ejemplos de cómo hacerlo bien. Y es que es no será fácil elegir unos temas musicales que casen con tu proyecto, pero más difícil es que cohesionen de tal manera en la que no concebiríamos uno sin el otro. Death Stranding sin su música no sería lo mismo, de igual manera que la experiencia no hubiese sido la misma. 

Volver al principio

Soy un intento de ilustrador y me gusta jugar y hablar sobre videojuegos, toda una sorpresa, eh?

Siguenos en :